EFT Técnicas de Liberación Emocional

Experiencias y novedades con EFT – tapping

Posts Tagged ‘fobia’

Colapsando el miedo de un niño al dentista con EFT

Posted by Alexandra Villarreal en 24 mayo 2011

¿Eres dentista, mamá o simplemente tienes pánico al sillón reclinable del dentista??  ¡Entonces tienes que leer esto!

Esta experiencia fue el primer contacto de mi hijo (de entonces 6 años) con el EFT y la primera mía guiando a otra persona.

Mi hijo era un niño que se sentía en confianza con los dentistas; desde muy pequeño había tenido buenas experiencias asistiendo a sus limpiezas de rutina, un empaste y después incluso a una extracción por una complicación de la muela empastada anteriormente. El solo se sentaba, curioseaba, se relajaba y abría la boca sin problemas.

Todo cambió un día que fuimos los dos a limpieza y revisión. Las limpiezas dentales de niños y adultos son diferentes; en los niños solo usan “el ganchito” (no se cual es su nombre correcto) y en los adultos cuando usan el ultrasonido que arroja agua, colocan en la boca el extractor de líquidos que hace un ruido bastante escandaloso; este detalle del extractor mi hijo nunca lo había visto.

Pasé yo primero y él observó el procedimiento. Pero cuando me pusieron el “absorbe babas” -como mi hijo lo bautizó-, su carita se desfiguró y no dejaba de preguntarle a la dentista si se lo colocarían a él. Por más que la doctora le explicó su función, le mostró que no hacía daño y le afirmó que con él no lo usaría, él entró en pánico. Cuando fue su turno, fue imposible la limpieza en su boca y nos pidieron que cuando el niño se calmara regresáramos.

Como ya era necesaria la limpieza y revisión, hice cita con su dentista de planta especialista en niños. La dentista tiene una paciencia enorme y un carácter adorable con los niños; pero a duras penas pudo revisarlo –tardándose más de una hora en convencer al niño que abriera la boca; todo esto en medio de gritos, pataleos y mucho miedo –  y detectó la necesidad de hacer un nuevo empaste.

Antes de la siguiente cita de mi hijo con el dentista hice mi primera práctica usando EFT en otra persona.

Usé la técnica de la película futureando: Esto se trata de narrar la situación como creemos que será y detenernos en la primer emoción incómoda para hacer rondas sobre ese detalle hasta colapsar la emoción negativa y posteriormente, continuar la narración usando el mismo procedimiento. Confirmamos la liberación solicitando al final que nos narren nuevamente la historia la cual debe ser contada sin emociones incómodas de por medio.

Le pedí a mi hijo que se imaginara entrando al consultorio, sentándose en el sillón, la sensación cuando el sillón se reclina, cuando la dentista le pediría que abriera la boca …y aquí surgió la primera emoción a trabajar, la cual colapsamos con la siguiente ronda:

*”Aunque tengo miedo que la dentista me mienta y me ponga el absorbe babas, soy un gran niño y mi mamá estará ahí para cuidarme” Bajó la intensidad en 2 rondas iguales de un 8 a un 1

Le pregunté al niño que es lo que le daba miedo del “absorbe babas” pues él sabía que no hacía daño; me respondió que el ruido era lo que le daba mucho miedo; lo trabajamos con la siguiente ronda:

(Pidiéndole al niño que se imaginara con el aparatito encendido cerca de él)

*”Aunque siento tanto miedo de escuchar en mi imaginación el ruido del absorbe babas, aun así soy un gran niño, es solo ruido”

Hicimos solo una ronda pues antes de finalizar mi hijo ya no tenía mucho ánimo de hacer tapping y no quise insistirle más. Le pregunté cómo se sentía respecto al ruido pero no me hizo mucho caso; así que no pude confirmar que todo estaba liberado.

En la siguiente cita con la dentista supe por qué el niño ya no quería hacer tapping: ¡Había perdido el interés pues el miedo se colapsó!!! Así que el repetir “Aunque siento tanto miedo de escuchar en mi imaginación el ruido del absorbe babas” ya no tenía sentido para él.

La consulta fluyó con normalidad: curiosidad del niño por los instrumentos, plática previa con chistes de mi hijo de por medio, mi hijo cooperando. La doctora al final me dijo en broma: “No sé como lo lograste, pero yo creo que le hiciste un exorcismo “ jejeje.

Como mamás sabemos que la angustia de nuestros hijos es la propia. EFT no solo tranquilizó a mi hijo, ¡A mí también!!!

¿Has vivido alguna experiencia similar de miedo al dentista? ¿Aun lo vives o  lo colapsaste? Cómo lo lograste? Quiero leerte en los comentarios!!

¿Qué esperas para dejar i la angustia al dentista,  a aquello que roba tu tranquilidad?

Dentistas: agreguen un plus a su consulta; capacítense en EFT!! En Monterrey programo talleres aproximádamente cada mes y medio. En Guadalajara tendremos nueva fecha dentro de poco.

Tú tienes el poder en las yemas de tus dedos; solo necesitas descubrirlo.

Un fuerte abrazo desde Monterrey, México.

Alexandra Villarreal

Mi despertar- Herramientas para el despertar a la nueva conciencia.
Facilitadora e Instructora en EFT
EFT Técnicas para la Liberación Emocional
 
Facilitadora de Reiki, Deeksha, Flores de Bach.Tel: +52 (81) 8123-2608, 8289-8678
Sígueme en twitter: @mi_despertar
Correo: alexandra.villarreal@gmail.com
Seamos amigos en Facebook: http://www.facebook.com/alexandra.villarrealMx

Posted in Detallando asuntos en que te puede ayudar, Experiencias con EFT Alexandra y conocidos. | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

EFT Un caso detallado de “miedo a los perros” -Video y descripción detallada

Posted by Alexandra Villarreal en 21 diciembre 2009

Gracias a mi maestro David MacKay por permitirme agregar los enlaces de sus videos a este blog.

Encontrarán muy pocos videos en línea sobre EFT como estos, aprovecha esta oportunidad de verlos!!

Abajo encontrarán el video de una sesión de EFT dirigida por David  para trabajar el “miedo a los perros” ; es solamente una hora pero notarán los cambios impresionantes y la interesantísima raíz del problema.

Es un video muy intenso, les recomiendo hacer tapping  “acompañando” a Isabel y David al tiempo que lo ven.

La página de David MacKay es www.eftmx.com y ahí mismo pueden suscribirse a el boletín de EFT en español.

Gracias de nuevo David!!

Y tu, ya te animaste a bajar por fin la intensidad de los temores que te obstaculizan??!!
Ver aquí el video: Miedo a los perros from David MacKay on Vimeo.

Un caso detallado de “miedo a los perros” usando ACONTECIMIENTOS ESPECÍFICOS

Hola a Todos / Todas

Algunas fobias desaparecen rápidamente con EFT mientras otras requieren de más persistencia y llegar a eventos específicos. Escucha mientras David MacKay de México nos lleva a través de uno de estos últimos. Hay muchas ideas aquí para el estudiante serio.

Un abrazo. Gary


Nota de David: Con el permiso de Isabel, estoy incluyendo por primera vez en esta página un enlace a la grabación de la sesión. Muchas gracias Isabel por tu disposición a ayudar a otros con tu ejemplo. Como verán, la grabación no es de calidad profesional, pero espero que ayude a los que quieren conocer más a fondo esta técnica. Sus comentarios y sugerencias son bienvenidos (david@eftmx.com). Espero recibir de otros practicantes de EFT reportes con grabación, para que los estudiantes puedan conocer diferentes estilos de trabajo.

Por David MacKay

Durante un taller presencial en Guadalajara trabajé con Isabel que sufre de miedo a los perros desde que tiene seis años. Había preguntado al grupo si alguien tenía un trauma con el cual podríamos trabajar para demostrar la Técnica de la Película que acababa de explicar a los participantes. Desde su silla, Isabel empezó a narrar un evento cuando su madre fue atacada por dos perros. Isabel había intentado ahuyentarlos, pegándolos con su zapato, pero no dejaban de morder a su madre. Empezaron a rodar las lágrimas, y la invité a pasar al frente.

El título que Isabel escogió para la película fue “Horror”. Dada la intensidad que había visto en ella, elegí empezar con la Técnica de Trauma Sin Lágrimas. Aunque había logrado suprimir su llanto, ella estimó que si fuera a pensar en la película, su miedo subiría 10 en la escala de 0 -10. Empezamos a hacer tapping con la frase preparatoria, “Aunque tengo esta película de horror…” esperando reducir el miedo anticipado, pero todavía sentía que subiría a 10.

Entonces me pareció mejor dar un paso atrás y acercarnos al asunto a hurtadillas. Quería encontrar un evento similar pero menos intenso que pudiéramos despejar primero. Le pregunté si podía recordar alguna vez recientemente cuando un perro le asustó, y ella recordó un perro que le ladró en la calle. Después de limpiar la carga emocional de ese evento, regresamos a la “película de horror”. Empecé (¿intuitivamente?) a formular la frase de preparación con, “Aunque no pude…” y Isabel empezó a llorar; tocamos un nervio, y entonces simplemente hicimos tapping sin hablar hasta que las lágrimas pasaron.

Hicimos una ronda con la siguiente afirmación, buscando reencuadrar sus sentimientos de impotencia y desesperación:

“Aunque tengo esta película de horror, y estaba yo muy chiquita, hice todo lo que pude, no fue suficiente, realmente fue todo lo que pude, realmente tuve mucho valor, me amo y me honro por el valor que tuve.”

“Aunque no pude defender a mamá, sólo tenía 6 años, me amo y me honro por hacer todo lo que estaba a mi alcance.”

Al terminar esta ronda ella seguía notablemente cargada de emociones. Su miedo subiría a 8 si fuera a recordar el evento, por lo que hicimos tapping usando la frase:

“Aunque todavía me asustaría mucho recordar con detalle el evento, realmente tuve mucho valor, defendí a mamá lo mejor que pude a mis seis años, con mucha valentía y me honro y me amo.”

Aquí fue capaz de contar un poco de su historia. Su madre estaba embarazada, tenía ocho meses de embarazo; los perros eran de su abuelo y los habían soltado sus tíos que eran medios hermanos de su mamá.

“Aunque mis tíos, medios hermanos de mamá, soltaron maldadosamente a los perros y eso me hace odiarlos, aún así me amo y me acepto.”

“Aunque siento odio por mis tíos, que no me ayuda a mí, me amo y me acepto completamente.”

Averigüé las emociones sobre sus tíos y sentía lástima; averigüé las emociones sobre los perros y ella sentía ganas de envenenarlos.

“Aunque siento ganas de envenenar a Bandido y a Estrella y este sentimiento no me está ayudando a mí, me amo y me acepto.”

“Aunque tengo estas ganas de envenenar a los perros por destrozar la espalda de mamá, a mí me amo y me acepto. Tal vez sólo estaban obedeciendo a mis tíos o a sus instintos.”

Comenzó a llorar y dijo sentir tristeza, impotencia y miedo, una mezcla de emociones, en la cual la más fuerte era el miedo.

“Aunque de nuevo siento miedo al recordar lo que pasó cuando mis tíos soltaron los perros, me amo y me acepto.”

“Aunque vuelvo a sentir miedo, miedo de una niña de 6 años de recordar como soltaron los perros mis tíos, me honro por lo que traté de hacer, me honro por enfrentar a los perros feroces.”

Junto con el miedo se disipó la tristeza y quedó la impotencia, “hubiera querido tener una pistola”.

“Aunque siento mucha impotencia de recordar como los perros atacaron a mamá, estando ella embarazada de 8 meses, no pude hacer más, hubiera querido hacer más, me amó y me aceptó de todas formas.”

“Aunque siento mucha impotencia de recordar lo que hicieron los perros que no pude impedir, me amo y me acepto completamente.”

Las emociones habían bajado casi a cero, y entonces le pedí que contara toda la historia desde el principio.

“Llegamos mi mamá, mi hermanita y yo; mi mamá estaba embarazada y eran principios de febrero. Nosotros vivíamos con mi abuelo y llegamos y no estaba, se había ido al cine porque mi abuelo acostumbra en la tarde irse al cine; había un cancel con una bardita de esos cuadrados bien sencillitos pues, y mi mamá llegó bien cansada y se sentó y le preguntó a Felipe que es mi tío, “Oye Felipe, ¿no está mi papá?”, “No, no está”, “Agárrame a los perros”, “Ay, no estés ch*ngando”.

Entonces vino una emoción de coraje contra los tíos:
“Aunque siento coraje con mi tío Felipe por lo que dijo a mamá estando ella embarazada, me amo y me acepto.”

Ella reportó que el enojo había bajado mucho, y siguió con la historia. “Entonces mi mamá se sentó a esperar a mi abuelo. “Yo sabía que no la querían, a nadie porque son medios hermanos. Mi mamá se sentó en la bardita y nosotros nos pusimos a jugar, mi hermanita y yo, en el piso y en eso alguien, mi tío abrió la puerta y se salieron los perros y se le dejaron ir a mi mamá. Entonces mi mamá gritó.” Nuevamente vino una emoción que ella llamó sentimiento.

“Aunque tengo sentimiento por la maldad de mis tíos, y este sentimiento no me ayuda, y probablemente mis tíos tampoco están resintiendo mi sentimiento, aún así me amo y me acepto.”

Al terminar este tapping el sentimiento había desaparecido, pero había un coraje de nivel 4.

“Aunque estoy sintiendo coraje con mis tíos y no es para menos, no merecen que les deje de sentir coraje, el problema es que ni saben que tengo coraje, y me estoy haciendo daño a mí misma, y aún así me amo y me acepto.”

“Aunque estoy sintiendo coraje con mis tíos, me amo y me acepto y estoy dispuesta a considerar dejar ir el coraje.”

Bajó el coraje y siguió contando su película, “Cuando mi mamá estaba sentada y gritó, nos paramos y… me acuerdo que estaba haciendo mucho frío y mi mamá traía una capa, de esas tejidas que se usaban antes color moradito con rosa, un suéter, dos blusas y un fondo. Cuando mi mamá empezó a hacer gestos de dolor, empezó como a retorcerse así de ayyy, uyyy, entonces yo me paré y vi los perros que le hacían así por entre los barrotes y metían el hocico y le arrancaban la carne y yo les veía la carne así como si estuvieran comiendo bistek.”

Entonces apareció una emoción que no pudo identificar. Hicimos tapping sobre “Aunque tengo este sentimiento feo de recordar como le arrancaban los perros la carne a mi mamá.”

Tras el tapping dijo que sentía como si alguien la apapachara y le dijera “tranquila, tranquila ya no estás ahí”.

“Cuando vi que le arrancaban la carne a mi mamá y todos los perros estaban llenos de sangre, yo me quité, me subí a un cancel y me quité un zapato de charol que tenía negro, y les empecé a pegar y les gritaba “¡Suelten a mi mamá, suelten a mi mamá!”, pero parecía como que les daba más coraje. Le metían más el hocico como que le quisieran arrancar la espina. Vi que no me hacían caso que no les dolía.” En este momento regresó la emoción de impotencia que volvimos a hacer tapping con la frase:

“Aunque siento esta impotencia, les pegaba a los perros con mi zapato negro de charol y parecía que sólo se ensañaban más, que le querían arrancar la espina a mi mamá, aún así me amo y me acepto.”

Pudo seguir con la historia, “Cuando vi que no podía hacerles nada, me bajé y agarré a mi mamá de las manos y la jalé y me dijo, “No hija, no me jales, así déjame, me duele así, no me jales, déjalos, déjalos”.” Entonces nuevamente vino una emoción de dolor, para la cual también hicimos tapping:

“Aunque siento mucho dolor de no poder ayudar a mamá, sólo me decía déjame, déjame, me duele, aún así me amo y me acepto.”
“Aunque siento mucho dolor de recordar el dolor de mamá, y su rostro, aún así me amo y me acepto completamente.”

Continuó con la historia, “Cuando salieron los vecinos porque gritamos, gritamos nosotras pues fuimos nosotras a las casas a tocar, salieron los vecinos… Les gritaron a mis tíos y metieron a los perros y cuando la soltaron los perros mi mamá se desmayó. Se cayó desmayada y nunca la llevaron a la ambulancia ni nada, porque mi mamá no quería, no quería que metieran a la cárcel a mi abuelo porque era el dueño de los perros, y a los ocho días mi mamá se alivio. Se alivió en la calle porque nadie la quiso llevar al hospital, y mi mamá no se podía acostar porque le dolía la espalda y no se podía estar boca abajo porque estaba embarazada. Entonces mi mamá sufrió mucho y yo hasta ahorita digo que Dios tenga en sus santos infiernos a mi abuelo, no puedo quitarme este coraje.” Hicimos tapping para el coraje a su abuelo:

“Aunque siento coraje con mi abuelo porque no hizo nada para proteger ni ayudar a mi mamá, su hija, aún así me amo y me acepto.”
“Aunque siento coraje con mi abuelo, aunque ya está muerto, y deseo que esté en los santos infiernos de Dios, aún así me amo y me perdono, no es para menos, ya pasó y tal vez ya no me sirve este coraje.”
“Aunque todo eso ya pasó y sigo sintiendo coraje, aún así me amo y me acepto y me perdono por lo que deseo a mi abuelo.”

Con esto terminamos la sesión, sabiendo que si se imaginaba a un perro ya no le tenía miedo, aunque seguiría respetando a los perros feroces. Todo el porte de Isabel había cambiado; se reía y sonreía, estaba relajada.

Con un gran suspiro dijo que se sentía aliviada y cansada, el miedo excesivo se había ido.

Seguimiento a los 3 meses:
Me cuenta Isabel que recientemente caminaba por la calle con su hijo cuando él vio un perro pitbull adelante. Conociendo su miedo a los perros, su hijo le preguntó si quería dar la vuelta por otra calle, pero para su sorpresa Isabel le dijo que no había problema y siguieron su camino pasando a una distancia prudente pero no lejos del perro. Ella dice que esto hubiera sido impensable antes de la sesión de EFT.

David MacKay

Posted in EFT, Videos | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »